hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Aquel 16 de julio de 1950

Aquel 16 de julio de 1950

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

Tardes de fútbol para la historia

Selección Uruguay 1950

Al hotel donde se hospedaban los jugadores brasileños, llegaban reporteros, políticos a felicitar a los futuros campeones del mundo. Para todo el país carioca el título ya se había conseguido aun sin haberse dado el puntazo inicial de aquella final. La recomendación del técnico Flavio Costa a sus jugadores era evitar a toda costa una provocación uruguaya.

El estadio, el mítico Maracaná, iba a ser testigo del primer título de Brasil, el primer título del deporte que más aman, por el que se desvelan, con el que crecen desde la cuna. Los jugadores brasileros y uruguayos fueron recibidos por 220.000 asistentes, eran 220.000 reunidos para festejar a los campeones del mundo, que tenían lista una fiesta sin precedentes, con serpentinas, papel picado y juegos pirotécnicos para honrar a los 11 héroes de aquella tarde.

El arbitro Reader dio el pitazo inicial y Brasil que en los anteriores encuentros había anotado en los primeros 3 minutos el primer tanto contra Uruguay pasaron 45 y no pudo convertir. Los celestes que sabían que no tenían nada que perder y mucho que ganar jugaron a los suyo, a desesperar a los brasileros, a las provocaciones, el gran capitán charrúa Obdulio Varela tomó por el cuello a Bigode pero nadie dijo nada, los brasileros haciendo caso a su entrenador ponían la otra mejilla.

Con el empate Brasil era campeón pero en las tribunas el empate era como una derrota por todo lo demostrado durante el mundial. A los 2 minutos del complemento Friaca con el 13 en su espalda vence a Máspoli , 1-0 y todo Brasil celebraba, ahora no era más que esperar la tan anhelada goleada.

Gol de Ghiggia

Pero apareció Uruguay, el único campeón del mundo de América y se acordó de sus grandes gestas en las olimpiadas de 1924 y 1928 que para la época representaban un campeonato orbital. Apareció Juan Alberto Schiaffino después de una gran jugada de Alcides Ghiggia que recorre una considerable distancia con el balón y llegando a la última raya realiza el pase hacia atrás y gol uruguayo, era el minuto 66 y se poso sobre el Maracaná un gran silencio.

Para Brasil era una vergüenza el empate, así que se fue a buscar el gol del triunfo pero ahí se hizo inmenso todo Uruguay, que desplegando el buen fútbol que rara vez muestran tenían controlado a los jugadores brasileños y en la primera oportunidad anotaron el definitivo 1-2 para sorpresa no solo de los brasileños sino de todo el mundo. Ghiggia a los 79 minutos dispara rasante al palo izquierdo de Moacyr Barbosa, un tiro sin mayor peligro pero que se introduce casi en cámara lenta y ahí, justamente ahí, la tristeza más grande que se haya visto en el fútbol cubre todo el territorio carioca.

Por todos lados Brasil intentó el empate, 1, 2, 3, 4 y hasta 9 veces pero se llegó el minuto 90 y el juez Reader levantó sus brazos. Las 220.000 personas que asistieron al Maracaná se convirtieron en un solo río de lágrimas huyendo de ese escenario. Mario Filho escribió: “…la ciudad cerró sus ventanas, se sumergió en el luto. Era como si cada brasileño hubiera perdido al ser más querido. Peor que eso, como si cada brasileño hubiera perdido el honor y la dignidad…”

Ese día Uruguay fue Bicampeón del mundo y ese mismo día a pesar del dolor brasileño germinaría una generación que ganaría con honores todo.


El día que Brasil lloró | Uruguay campeón del mundo 1950

El día que Brasil lloró | Uruguay campeón del mundo 1950

Comentarios: (2)add comment

sergio :

...
Muy buen relato! creo que a aquellos que no estubimos en el Maracaná la tarde de 1950 nos cuesta bastante entender la importancia de este hecho. Jamás exixtirá otra hazaña futbolística semejante, 11 uruguayos contra 200.000 brasileros. Varela, el capitán, les decía asus compañeros: ¡No miren las tribunas! Después de aquel partido dicen que al arquero Barbosa no lo dejaron vivr en paz, acusándolo de que "no cubrió bien el palo" en el gol de Gigghia, y desde entonces Brasil cambió para siempre la camiseta blanca de su seleccionado por la amarilla que llevan hasta el día de hoy. Por eso cuando juego al fútbol con mis amigos -y me toca ir al arco- siempre que me atacan por el costado lo primero que cubro es el palo, eso sí, si el delantero se aviva y me tira un centro atrás, me cagó...
 
septiembre 24, 2009
Votos: +0

Diego C :

...
Varela tiempo despues dijo que si hubiera sabido la catastrofe que provocaria el resultado de ese partido no lo hubiera jugado nunca, el dijo que ese día tambien murio una part de el al ver ese pueblo hundido en la tristeza.
 
septiembre 28, 2009
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones