hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Desgarro muscular Sobrados de cine II

Sobrados de cine II

Artículo de la sección:

Desgarro muscular

Cinema

Corpo Celeste (2011) Alice Rohrwacher

La pequeña Marta y su familia dejan Suiza. Vuelven a una Italia que no tiene nada de tarjeta postal. De hecho su barrio parece un tramo de la Avenida Boyacá con el caño gris cortando la vía. Después de una procesión, Marta es invitada al curso de catequesis juvenil; la ceremonia de confirmación se avecina. Ahí podrá hacer amiguitos. Esa es una de las tantas ventajas de integrar la nueva Iglesia. Eso piensan algunos familiares suyos. La mamá de Marta, que es joven y hermosa pero luce algo demacrada, acepta. Parece una buena madre. Y si es buena madre, también debe ser buena panadera que es en lo que trabaja.

Marta ya usa sostén. Tiene 13 años. Pero es el sostén de su hermana. Y vienen los gritos y reclamos; la pelea estalla en la mesa. En el cursillo, Marta pregunta qué significa lo que está recitando. Nadie sabe responderle. Lo cual resulta lógico, se trata de jovencitas y jovencitos más preocupados por su apariencia que por los evangelios. Entre rezos sin fervor y música de sintetizador y acompañamiento de palmas, Marta es abofeteada por la segundona del cura. Marta corta su melena y se la obsequia a su primita que trata de pegársela con pinzas. La niña siempre va disfrazada de princesita.

Marta vive su primera menstruación en el baño de un restaurante. Allí a dado a parar porque ha visto al bobo de la parroquia meter unos gatitos en una bolsa plástica, ella lo ha seguido sin motivo aparente; de pronto el sujeto, grasoso y tosco como es, detiene su motoneta, golpea el paquete contra el piso y lo arroja al caño. La niña observa desde la acera. Marta deambula al borde de la autopista. El cura la reconoce. Cabe precisar que el señor cura no sólo es siervo de Dios. También cobra alquileres y consigue votos para un político local. Pero esto hace parte de sus deberes eclesiásticos. Es la época. Y así lo entiende la propia comunidad.

Corpo Celeste vale la pena por la escena del forcejeo entre dos sacerdotes en una capilla abandonada. De hecho todo el pueblo está abandonado y a nadie le importa lo que allí ocurra. Pero aquellos dos hombres forcejean por un crucifijo. Luego se reconocen. Se abrazan. La enorme efigie cae al suelo sin quebrarse. El viejo es preceptor del menos viejo. En la cara del menos viejo se advierte mucho aburrimiento e igual dosis de ambición.

Marta insiste en su pregunta, siempre la misma; quiere saber qué significa: «¿Eli, Eli, lama sabachthani?», las palabras de Cristo en la cruz. «Es un grito de furia», responde el viejo. Dicen que ha perdido la cabeza. La gente no cesa de pedirle milagros después de haber convertido el agua en vino. Además la camarilla de imbéciles que lo sigue no entiende nada. Por eso murmura: «¿Dios mío, por qué me has abandonado?». Los ojos de Marta brillan.

También vale la pena por el ridículo crucifijo en neón que el sacerdote menos viejo y ambicioso busca reemplazar en su moderno templete. Yle Vianello interpreta a Marta, tiene los ojos azules y demasiado talento.

Boxing Gym (2010) Frederick Wiseman

«Súbeme la guardia», «piensa primero» o «hazme dos más», son expresiones frecuentes en Lord’s Gym, el gimnasio fundado por el exboxeador profesional Richard Lord. ¿Pero acaso son frases vacías? De ninguna manera. Nada es lo que parece. La verdad tiende a ser distorsionada. Ni se diga la mentira. Para un púgil en el cuadrilátero es distinto. Más que frases son mandamientos. Otra frase de cajón. Y siguiendo por la misma senda (otra más), vamos a lo que vinimos.

Las instalaciones de Lord’s Gym necesitan mantenimiento. Al menos deberían fumigar la oficina del propietario. Pero ser miembro es muy fácil. Los cincuenta dólares de la mensualidad se pagan en efectivo («nada de dinero plástico», dice Lord durante una entrevista con un aspirante), no se firma contrato de adhesión, no hay horarios ni aire acondicionado, y no es extraño que un cardiólogo se entrene con un obrero, que un juez federal reciba los consejos de un inmigrante y una ama de casa detenga un instante su rutina para balancear la cuna de su bebé.

Dicho esto, queda claro que no es la historia, el simple registro fílmico, de un singular gimnasio en Austin, Texas. Empezando porque no hay un hilo narrativo definido. No hay tensión de clases. Tampoco hay hermandad. Hay gente obesa y chicas corpulentas y niños rubios y negros de pelo estropajoso y casi blanco y prometedores púgiles latinos con sed de gloria.

En suma la gente habla de combates perdidos (como aquel hombre cuya tristeza delata su origen y aunque nunca dice de dónde viene, basta mirarlo y oírlo para saber que es colombiano), transpira un buen rato y enseguida regresa a la tranquilidad o al horror de sus casas. Sin echar mano de un discurso político humanista ni humanitario, también es posible observar una de las tantas maneras en que las culturas y migraciones se cruzan y se entrecruzan en Norteamérica. Y es un alivio.

La aristocracia europea tenía la costumbre de batirse en duelo. Después del altercado entre Voltaire y el Caballero de Rohan-Chabot, los lacayos de este último muelen a palos al joven escritor. El Caballero observa la paliza desde su carroza. Voltaire pide reparación. Nadie lo secunda. En cambio obtiene dos semanas de prisión en la Bastilla. Y luego es liberado con el compromiso de exiliarse. Así pues Voltaire es humillado, encarcelado y desterrado por querer batirse en duelo. Las normas de la época le impedían a un gran señor medirse con un personaje de clase inferior. No falta quien diga que era una excusa. Entre muchos otros autores, la anécdota es referida por Jean Baechler en su obra Los suicidios.

Frederick Wiseman (Massachusetts, 1930) es un veterano documentalista y su marcada preocupación por el ritmo y el movimiento proviene de sus precedentes trabajos sobre la danza, el ballet y el strip tease.

Comentarios: (0)add comment

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones