hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio El Bartoleo Motel Bates. Los origenes del monstruo

Motel Bates. Los origenes del monstruo

Artículo de la sección:

El Bartoleo

Motel Bates Dir: Richard Rothstein

No había vuelto a escribir sobre series simplemente porque ninguna me había enganchado. Lo intenté con Game of Thrones  pero la cantidad de nombres y las actuaciones abiertamente televisivas me alejaron de ella aunque me dejó bastante claro porque los nerds mueren por las aventuras en Invernalia. Me entusiasmé leyendo lo que decían sobre Los demonios de Da Vinci pero no terminé ni siquiera el primer capítulo, sus torpes efectos visuales y un Leonardo más parecido a un modelo de ropa interior que a un genio enloquecido hicieron que la detestara.

En una noche de desparche empecé a hurgar en Series ID una nueva producción que hubiera salido en estos días y encontré Motel Bates. El hecho de hacer la precuela de un clásico en televisión no es tan original como parece. Este año incluso lo intentaron con Hannibal y aunque no está desprovista de virtudes a mi en lo particular me pareció más de lo mismo. Y es que con el respeto que se merece el distinguido Doctor Lecter pero la hora y media de intimidad que nos proporcionó Hitchcock con Norman Bates fueron suficientes para que sintiéramos no solo piedad por su personaje sino que queríamos saber cuál fue el origen de su trauma, de esa amnesia temporal en que se sume este buen hombre antes de acabar con sus víctimas.

A & E también se preguntó lo mismo y por eso ha sacado este año la primera temporada de Motel Bates donde veremos a un jovencísimo Norman trasladarse al célebre motel con su madre, interpretada acá por una cada vez más consistente Vera Farmiga. En los tres capítulos que he visto ya se ha dejado ver la obsesión que tiene Norma por su hijo. En él ve toda la pureza y bondad que le ha hecho falta a su vida y ha establecido con el muchacho un vínculo más parecido al que puede tener una pareja de enamorados que el lazo filial que une a una madre y un hijo.

Lo verdaderamente destacado de esta serie no es la trama en si sino la manera en la que han sido construidos los personajes. Ninguno es completamente malo o completamente bueno. Ella a pesar de todos sus desafueros, incluido el de un asesinato, extrañamente siempre va a tener nuestra complacencia, al fin y al cabo es una mujer en medio de hienas salvajes. Porque en el pueblo en el que ahora viven los Bates la maldad hace rato se ha instalado en él. No es una maldad intangible sino una corrupción característica de todos esos sitios donde el dinero entra en grandes cantidades pervirtiendo cualquier tipo de alma.

No esperen pues, al menos en este inicio de temporada, al clásico joven sicópata de mirada perdida y gestos exagerados. El actor inglés Freddie Highmore (Charlie y la fábrica de chocolates, las crónicas de Spiderwick) le logra imprimir a su personaje una ternura inusitada teniendo en cuenta de que estamos ante uno de los sicópatas más famosos de la historia del cine. Vemos ya en el inicio de la serie como el joven lucha contra sus propios demonios, tratando de rechazar el destino al que parece estar condenado. La santidad y la demonización son cosas que no se eligen. Sufrimos con él cuando al lado de la cama Norman se pregunta “¿Qué me está pasando?”, nos amarramos los cinturones y nos preparamos para el viaje que tendrá el muchacho a las profundidades del infierno.

Afortunadamente este viaje se hará de manera gradual. El creador de la serie Anthony Cipriano parece no tener prisa, la sangre no aparece en abundancia aunque ya el ambiente comienza a llenarse de situaciones sórdidas. Varias subtramas comienzan a despertarse, la inquietante casa tiene un pasado tormentoso que poco a poco nos irán revelando, igual sucede con el pueblo, con el apuesto policía, con el segundo hijo de la señora Bates y por supuesto con ella misma, la creadora del monstruo.

Motel Bates es otra serie que confirma el buen momento por el que atraviesa la televisión. Esperen el fin de semana para llenarse de provisiones y vivir la angustia de los personajes, sufrir por ellos, sentirse parte de ellos mismos, un placer que antes nos lo proporcionaba el cine pero que ahora nos lo está brindado la televisión en su época dorada. 

Comentarios: (0)add comment

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones