hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio El Futbolólogo Claudio Caniggia. Historia de un wing

Claudio Caniggia. Historia de un wing

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir

Artículo de la sección:

El Futbolólogo

Claudio Caniggia

Hubo una época en que se hizo famosa la frase: «Arqueros boludos, wines locos». En aquel tiempo el wing o puntero, derecho o izquierdo, era el atacante que esperaba en soledad la llegada de la pelota pegadito a la línea de cal. Su contribución en el juego era fugaz. Parado a poco más de metro y medio del alambrado, de brazos en jarra, aburrido y con las medias bajas, los minutos corrían. Solo cada tanto venía a verlo su marcador, el lateral enemigo, como para recordarle alguna que otra amenaza: «¡Sabés la patada que te vas a comer, no?» le decía el lateral, «¡Ja! ahora vas a ver como te paso» le contestaba el wing. Pero lo que pasaba era el tiempo y la pelota no venía nunca. Entonces... se abría el juego: pase en profundidad para el wing. La frenética tribuna vaticinando el peligro de gol: «¡Corré, loco, que no te agarreee!!!» y el Ala, que estaba ansioso por entrar en escena, sacaba de la galera una gama de recursos para burlar al defensor y así divertir a la tribuna. A lo largo del tiempo hubo muchos wines famosos: Stanley Mattweus, Garrincha, Corbatta, Houseman… Esta es la historia de un inolvidable wing ídolo de River y de Boca: el "Pájaro" Claudio Paul Caniggia.

Su historia comienza el14 de diciembre de 1985 cuando el técnico de River Héctor "el Bambino" Veira decidió probarlo en un partido más o menos fácil contra Unión de Santa Fe. Sus instrucciones fueron claras: «¡Entrá y matalos, nene, dale!». A continuación, el chico de 17 años metió una serie piques nunca antes vistos en el fútbol argentino y River aplastó 3-0 a Unión. Desde entonces pasó a ser relevo del uruguayo Antonio Alzamendi y de Ramón Miguel Centurión, punteros derecho e izquierdo del equipo millonario respectivamente. Su anormal velocidad fue una de las armas mortales que posibilitó a los de la banda roja ganar la primera Libertadores de su historia en 1986. Para finales de ese año, más precisamente el 14 de diciembre en Tokio, el rubio de Henderson alcanzó la gloria al consagrarse también Campeón Intercontinental, como suplente del equipo, con tan solo 19 años.

En la siguiente temporada llegaría su primer gol vistiendo los colores de River Plate en la que fuese victoria por 4 a 2 sobre Témperley. Como no podía ser de otra manera, el técnico Carlos Bilardo se fijó en él y lo convocó para entrenar en Ezeiza con el equipo nacional que se estaba preparando para el Mundial de Italia´90. Antes del inicio de la Copa, y tras rumores de intereses por parte de la Juventus de Turín, River lo vendió junto con Pedro Troglio al Verona de Italia, donde disputó 21 partidos de la temporada 88/89 y marcó 3 goles. Al año siguiente fue cedido a la "Mágica" Atalanta, donde al ritmo del «¡Caniggia vola!», coreado por los aficionados, su promedio de gol ascendió a 10 conversiones en 31 partidos. La marca dio lugar a la prensa italiana para señalarlo como una de las posibles revelaciones del Mundial.

El 8 de junio, a las 6 de la tarde en Milán, arrancó el primer partido de Italia ´90 entre Argentina y Camerún. Después de un violento primer tiempo, Caniggia ingresó por el lesionado Ruggeri para jugar toda la segunda parte. Bilardo, que no encontraba respuestas satisfactorias del centrodelantero Abel Balbo, decidió probar con su wing para abrir el juego. Dos intervenciones de Claudio y el rival se quedó con nueve: primero por una falta de André Kana-Biyik, a los 61 minutos, y luego por el cruce inolvidable del líbero camerunés, Benjamín Massing, a poco de finalizar el partido.

El partido acabó 1 a 0 en favor de Camerún y ya para el encuentro siguiente, frente a la Unión Soviética, Caniggia fue titular provocando la tercera expulsión de un contrario al ser derribado por Vladimir Bessonov a inicios del segundo tiempo. No había forma de pararlo y con otra falta recibida a la media hora, los de Bilardo consiguieron anotar tras un saque rápido de Maradona a Burruchaga, que puso el 2 a 0 definitivo. Luego de un tercer encuentro, empatado a 1 con Rumania, su equipo enfrentó a Brasil en octavos de final. En aquel partido el relator Marcelo Araujo le puso por primera vez el apodo de «Pájaro Caniggia» en referencia a su estilo de wing inquieto, parecido al de Garrincha. Pasados los cuatro remates brasileños que dieron en la madera, vino la primera asociación Maradona–Caniggia que culminó con un golazo inolvidable del wing a tan solo 10 minutos del final.

Luego de vencer por penales a la ex Yugoslavia en los cuartos de final, Italia, el mejor equipo de la Copa - junto con Alemania, la vencedora del torneo -, esperaba en el San Paolo de Nápoles. Aquel match por las semifinales constituyó el mejor partido de los pupilos de Bilardo, que luego de ir perdiendo durante toda la primera parte salieron a la contra y empataron con otra joyita de Claudio Paul: una genial peinada de espaldas al arco. El gol, que llegó recién a los 12 minutos del segundo tiempo, significó la caída de la valla invicta de los italianos. Olarticoechea fue el encargado de poner el centro. El timing de Caniggia superó el salto de Ferri y las manos del arquero Walter Zenga, que debió conformarse con la marca de 533 minutos sin recibir anotaciones, record jamás alcanzado por otro arquero en una Copa del Mundo. Su tanto obligó a jugar la prórroga, que terminó sin goles, y finalmente los dueños de casa quedaron afuera por culpa de los penales.

Caniggia se quedó sin jugar la final por recibir su segunda amarilla tras bajar una pelota con la mano en el nombrado tiempo suplementario de ese partido. El cotejo fue horrible sin él, hasta 1990 la peor final jamás vista (luego vendrían otras peores).

Al año siguiente inició su revancha en Chile en la que fue la trigésimo quinta edición de la Copa América. El 8 de julio de 1991, en el Estadio Nacional de Santiago, la selección del nuevo entrenador Alfio Basile sálió a jugar contra Venezuela con este 11 titular: Goycochea; Basualdo, Vázquez, Ruggeri y Craviotto; Franco, Astrada y Simeone; Latorre, Batistuta y Caniggia. La ausencia de Maradona, suspendido por doping unos meses antes, generó gran expectativa ya que nunca se había probado un sistema táctico que excluyera al 10 y menos en una competición de tales características. A falta de la individualidad irreemplazable de Diego apareció el equipo, que contó con un Cani enchufadísimo, asistidor y goleador. Marcó su primer tanto en la victoria por 3-0 a Venezuela a los 43´ del primer tiempo. Con otro gol suyo ante Paraguay, también en la primera ronda, Argentina se clasificó para jugar la siguiente fase. Allí enfrentó a Brasil (victoria por 3-2), Chile (0-0) y Colombia (2-1). El equipo se consagró campeón sin Maradona, con Batistuta como goleador y con una actuación incomparable del 7 argentino, que rozaba el punto más álgido de su carrera.

Al siguiente año la selección argentina ganó la Copa Confederaciones, venciendo a Arabia Saudita en la final por 3-1 (Caniggia metió el segundo gol). Ese mismo año se produjo su traspaso a la AS Roma, donde jugó 20 partidos y marcó 4 goles. Fueron pocos, es verdad, pero el Pájaro seguía siendo un delantero de goles esenciales. Como aquel que le marcó al Milan en la semifinal de la Coppa Italia 92/93, cuando los capitaneados por Baresi estaban encerrando a los romanos en su propio arco. Todo el Milan estaba en campo contrario cuando partió el pase. Cani corrió 70 metros como una liebre y solo se frenó al ingresar al área. Como diría el relator: «¡¡Caniggia... balonetto... e gol!!». Fue a los 89´ del segundo tiempo. Nada que hacer.

En marzo de 1993 Claudio Caniggia dio doping positivo tras jugarse el partido Napoli – Roma y fue sancionado con la suspensión total de la práctica profesional del fútbol hasta mayo de 1994. De esta manera se perdió la final de la Coppa Italia, que gracias a su gol había conseguido jugar la Roma, y de participar en la Copa América de México en 1993. Finalmente Argentina fue campeona del torneo por segunda vez consecutiva y para la llegada del Mundial de Estados Unidos, Basile preparó un equipazo con la base del campeón de América más la inclusión de Fernando Redondo, Maradona y Caniggia. Con una victoria arrolladora ante Grecia (4-1) en el primer encuentro del grupo D, la "vieja sociedad" de Italia´90 reapareció en el segundo partido para dar vuelta el 1-0 adverso frente a Nigeria, y convertirlo en 2-1 con dos goles del Pájaro.

Maradona fue expulsado del torneo y Argentina perdió los dos partidos siguientes, contra Bulgaria por 0-2 y contra Rumania en los octavos de final por un ajustado 2-3. A pesar de su segunda derrota mundialista, la experiencia de Claudio en norteamérica estuvo marcada por un hecho insólito: fue invitado durante el Mundial por Bret Michaels, cantante de Poison, a tocar la batería en un recital llevado a cabo en Wiscosin, en donde el delantero demostró su "otro" talento acompañándolos en tres temas:"Every Rose has its thorn", "Nothin' but a good time" y el conocidísimo "Unskinny Bop". Por lo demás, en la selección nacional se abría un nuevo ciclo con Daniel Passarella como entrenador en donde él no tenía lugar.

Una vez pasado el escándalo de Roma llegaría su traspaso al Benfica portugués. Allí disputó 20 partidos y marcó 9 goles durante la temporada 1994/95. Casi al mismo tiempo, en su país natal, Mauricio Macri se presentaba como candidato a la presidencia de Boca Juniors promoviendo como plataforma electoral una nueva imagen deportiva del club, que incluía su lanzamiento al mercado internacional. Una vez asumido el cargo, el flamante directivo fichó al técnico Bilardo, a Diego Maradona y a Claudio Caniggia, junto con un notable elenco de estrellas del ámbito nacional e internacional. El Pájaro deslumbró con su fútbol, marcando un total de 12 goles en 29 partidos, todos ellos jugados entre el Apertura y el Clausura 95/96. Para su retorno había hecho una preparación física intensa, recuperando velocidad y fuerza. La vieja sociedad con Maradona se renovó en Boca y hasta dejó su marca con el famoso "piquito" que se daban cada vez que el Claudio anotaba un gol. Su mujer de entonces, Mariana Nannis, no pudo contenerse y hasta llegó a declarar en los medios: «A veces creo que Diego está enamorado de mi marido. Debe ser por el pelo largo y los músculos».

Maradona se retiró a finales del ´96 y Caniggia siguió un par de años más en el club de La Rivera. En el ´98 llegó el Mundial de Francia, pero Passarella lo proscribió de la lista debido a su negativa a cortarse el pelo (lo mismo sucedió con Redondo). Al año siguiente se produjo un nuevo retorno, esta vez a la "Mágica" Atalanta, y luego un paso veloz por el Dundee de Escocia (2000-20001), el Rangers del mismo país (2001-2003) y el Qatar SC (2003-2004). En este período fue convocado por Marcelo Bielsa para disputar el Mundial de Corea – Japón 2002 y, una vez allí, su presencia se limitó a un hecho nunca antes ocurrido en la historia de los Mundiales: la expulsión de un suplente por insultar al árbitro desde el banco. Fue en el último partido, ante Suecia. Así se despedía, amargamente, de la selección nacional.

En febrero de 2005 este jugador vital anunció su retiro. En total fueron 9 clubes, 367 partidos y 100 goles, además de tres Mundiales y tres Copas América, 50 presencias y 16 gritos con la casaca albiceleste. Tras su partida, el "Hijo del Viento" se llevó consigo el oficio del wing. Hoy los distintos ocupan otro rol, más aburrido y repleto de misiones tácticas. La blanca línea de cal extraña al viejo puntero y los pocos laterales que quedan en actividad sufren con carrileros todo terreno o con volantes que son indiferentes a sus amenazas. Quién sabe cuanto falta para que llegue otro loquito que se anime al juego abierto, al pique y la fantasía. Al fútbol le hace falta un Houseman, un Corbatta, un Garrincha, un poco de frescura y desfachatez. Un vuelo de Caniggia.

Comentarios: (7)add comment

Perro del infierno :

...
Grande Caniggia!!!
 
septiembre 20, 2010
Votos: +0

Sergio :

...
Que Caniggia haya sido el múltimo wing no estoy de acuerdo. Hubo uno muy bueno que vino después, Mark Overmars, de Holanda. Pero lo que sí es cierto es que se acabaron los wines en la selección argentina. Di maría y Messi juegan por afuera pero toda pelota que agarran encaran al arco, no abren y encima no hay laterales. No se esxtraña que por alñgo Argentina hace 24 años que no gana un mundial y 17 que no gana una copa América. Igualmente se agradece el homenaje a Caniggia que fue un gran ídolo
 
septiembre 20, 2010
Votos: +0

Marcos V. :

Otros wins
Otros dos que no pueden faltar en esta lista "post-Caniggia" son el mexicano Luís Hernández y Guillermo Barros Schelotto, quienes coincidieron justamente con Caniggia en el Boca de Veira, el del "cabaret".
 
septiembre 22, 2010
Votos: +0

cuauhtemoc666 :

Por supuesto
Cómo olvidar a mi cuate el Pájaro Hernández!!! y qué hay del Piojo López?? gran extremo del Racing, el América y el Valencia de España!!!!!
 
septiembre 22, 2010
Votos: +0

hebert :

Que grande el pájaro!
Fue un grande, de los jugadores que hicieron historia en la selección argentina...Es bueno de vez en cuando recordarlos, me gustó mucho tu reseña,como siempre.
 
septiembre 23, 2010
Votos: +0

Mari :

grande! Que jugadorazo!
Me gustó tu reseña,sin duda fue uno de los grandes de la selección nacional argentina y que merecen que se los recuerde cada tanto...
 
septiembre 23, 2010
Votos: +0

Manuel :

Que jugador!!!
Muy buena reseña, muchas gracias por estos recuerdos, tengo 30 años y a mi hijo de 11 le encanta el futbol. Estos articulos los vemos juntos , asi le muestro un poco de la gran historia del futbol argentino. No deja de sorprendernos la velocidad y tecnica del "pajaro". Un monstruo! Hay videos de el en todos los idiomas en la web. verdaderamente "el hijo del viento". Los rivales que intentaban alcanzarlo terminaban tropezando con sus propias piernas y se comian el polvo que levantaba el cani. Un genio!
 
julio 13, 2011
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones