hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio El Futbolólogo Daniel Pasarela: Final de la leyenda

Daniel Pasarela: Final de la leyenda

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir

Artículo de la sección:

El Futbolólogo

Daniel Pasarella

Hoy finalizamos lo que se comenzara hace ya un mes, la biografía de este fenomenal jugador. A continuación, despedida y récords de uno de los mejores centrales del fútbol mundial.

El 15 de mayo de 1986, el Káiser Daniel Passarella jugó su último partido con Argentina en el que fuese empate a cero contra el Junior de Barranquilla. Su despedida de la selección terminó con una amarga expulsión al promediar el segundo tiempo. Más tarde, un brote de enterocolitis, una infección intestinal y un desgarro producidos durante la concentración del equipo en el Distrito Federal de México, le impidieron disputar su tercer mundial como titular.

Pero con el tiempo se dieron a conocer otras versiones no oficiales sobre lo que sucedió. Una de ellas pertenece a Maradona, quién contó en su libro autobiográfico “Yo soy el Diego de la gente" cómo terminó su disputa por la capitanía con el ex central de River: "Nosotros nos habíamos peleado en la concentración del América de México (…) Yo llegué quince minutos tarde a una reunión junto con los… rebeldes (…) Y entonces nos comimos un discurso de Passarella, bien dictador (…) Estaba queriendo ganarse al grupo de esa manera, sembrando cizaña, inventando cosas, metiendo palos en la rueda. Quería ganárselo desde que había perdido la capitanía y el liderazgo (...) Lo agarró a Valdano, que es un tipo muy inteligente, a quien todo el mundo escuchaba (…) y le metió en la cabeza que yo estaba llevando a todos a la droga (…) Entonces me planté en medio de la reunión (…) y con Passarella presente, conté todo lo que sabía de él y se hizo un silencio profundo… (…) Ahí se rompió todo. Ahí le agarró la diarrea, el mal de Moctezuma, cuando la realidad era que todos meábamos por el culo. Ahí le dio el tirón, ésta es la verdadera historia”.* *

Otra de las versiones, de Ariel Borenstein, habla del papel que jugó el seleccionador argentino en dicha concentración: "Bilardo no tenía excusas para marginar a Passarella, quien (…) en la temporada 85-86 (…) había marcado once goles con la camiseta de la Florentina y se había convertido en el defensor que más goles hizo en un torneo en la historia del fútbol italiano (…) Llegado al Distrito Federal, Passarella empezó a sentir molestias estomacales (similares a las de Branco?): se pasaba más tiempo en el baño que en los campos de entrenamiento (...) por lo que tuvo que ser reemplazado por José Luís Brown, un ex Estudiantes (…) La extraña enfermedad de Passarella le permitió a Bilardo disputar el Mundial sin la tensión y la inseguridad que le generaba tener un enemigo en el equipo. Las cosas no podían ser mejores para el entrenador: Diego Maradona, a quien le había confiado la capitanía, fue la gran figura del Mundial.”

Finalmente Passarella subió a recibir su segunda medalla en jogging y evidenciando una debilidad en su andar, producto un poco de las complicaciones que había tenido y otro poco de la frustración que sentía. Al regresar a Italia, se olvidó de todo y comenzó una nueva campaña en el calcio, esta vez vistiendo los colores del Inter de Milán. En total fueron 43 partidos y 9 goles, repartidos en dos temporadas sin ningún campeonato, pero que le alcanzaron para entrar en la lista de los grandes líberos de la squadra neroazzurra, junto con Armando Picchi, Graziano Bini y Atilio Giovannini. A continuación, un resumen de goles y jugadas en el calcio italiano:

En 1988, Passarella regresó a su querido River Plate de la mano del técnico Menotti. Allí jugó 24 partidos y marcó 7 goles en la temporada 88/89. Pero justo antes de finalizar el campeonato, el ex-seleccionador decidió retirarse del club, siendo sucedido por un hombre de la casa: Reinaldo Merlo. Con él jugaron, y ganaron, la liguilla pre-Libertadores, donde el Káiser tuvo un altercado con el delantero boquense Alfredo Graciani, luego de que éste golpeara a un compañero suyo. Daniel protestó al línea y el árbitro Juan Bava lo expulsó. Este colegiado fue protagonista también de la anulación de su gol número 100 con la camiseta de River.

De esta manera, con otra targeta roja igual que en su despedida de la selección frente al Junior, el Gran Capitán se despidió de River el 27 de julio de 1989. Días más tarde anunció publicamente el retiro definitivo. Más de 20 años después, el periodista Germán Paoloski entrevistó a Juan Bava en el programa "Pura Química", quién se acordó de lo sucedido:

En total fueron tres campeonatos Metropolitanos (1975/79/80) y tres torneos Nacionales (1975/79/81) con River Plate, un campeonato de la Serie A con la Fiorentina (1984), un torneo Juvenil (Toulón-75) y dos Copas del Mundo (1978 y 1986) con la selección argentina. En 486 presentaciones, Passarella marcó 143 goles. Hoy es el segundo defensor más goleador de la historia detrás del holandés Ronald Koeman, quien hizo 59 goles más que Daniel en 82 partidos más.

Lo que sigue es un compendio de 28 de ellos. Llama la atención la variedad de los mismos. Como cabeceador, Passarella destacaba por su timing (piensen que apenas medía 1,73), llegando siempre desde el fondo para meter el testarazo violento o bien buscando parar de pecho la bola para darle de zurda. Además, sabía posicionarse para esperar la segunda jugada. Nunca se iba del área hasta que la pelota no quedaba muerta en las manos del arquero o salía por la línea de fondo. Como pateador de penales también era un gran asegurador. Remataba fuerte, eligiendo siempre un palo. Y en los tiros libres era decididamente un experto, desplegando una variedad de disparos a colocar o a fusilar que muy pocas veces se iban afuera del arco:

Al término de su carrera, Passarella dirigió a River Plate, al que sacó campeón en las temporadas ´91, ´92 y ´93, dejando un equipo armado para que sus sucesores siguieran ganando títulos, entre ellos, la Libertadores del 96. Lógicamente, las puertas de la selección se le abrieron a quién fuera el primer capitán campeón del mundo. Como en su época lo hiciera Menotti, allí él también cumplió un papel formador de jóvenes promesas: Zanetti, Ayala, Crespo, Verón, Ortega, Gallardo, Almeida y el Piojo López contaron entre sus pupilos. Juntos ganaron los Panamericanos de 1995 y la Medalla de Plata en Atlanta-96. En Francia-98, Argentina quedó sexta tras perder en cuartos de final contra la selección de Holanda. Tras el retiro como seleccionador nacional, tuvo un corto paso dirigiendo la Celeste uruguaya, el Parma italiano, Monterrey (donde ganó un título en 2003) y el Corinthians de Brasil. En 2008 anunció su candidatura como presidente de River Plate, ganando las elecciones en 2009. Tras el descenso del club de toda su vida, los Millonarios ascendieron en 2011 de la mano de Passarella, el mismo hombre que como jugador fue un auténtico ganador, gracias y solo gracias a que jamás le tuvo miedo a los desafíos.

CITAS:

Ariel Borenstein, "Don Julio", Editorial Planeta - 2001, pág. 139 – 143.

Diego Maradona, "Yo soy el Diego de la gente", Editorial Planeta - 2000, pag. 143 –145.

Los goles de Passarella presentados en el último video corresponden al programa "25" de Gonzalo Bonadeo. Solo para fanáticos adjunto a continuación los links con el programa completo para que puedan apreciar los comentarios del conductor-archivista de TyC Sports.

Passarella parte 1

Passarella parte 2

Passarella parte 3

Comentarios: (0)add comment

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Secciones