hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Hincha Cultura Crónicas del festival: Chismosos en La luna de Bosnia

Crónicas del festival: Chismosos en La luna de Bosnia

Artículo de la sección:

Hincha Cultura

Una Bestia en la luna (Bosnia y Herzegovina)

Cuando vamos a cine o a teatro, no somos más que mirones, chismosos viendo por las rendijas de la puerta de una casa extraña, de una vida extraña; y es que nos encanta hurgar en las vidas y las historias ajenas, y las que realmente nos dejan sin aliento, -“me dejan sin aliento”- son las que no tienen nación, las que pasan en países en los que nunca pensamos, pero podrían ser la historia de mi abuela, o tu tia solterona que te agarra duro las mejillas y se bebe el café a sorbitos pequeños y ruidosos, y qué puede uno hacer ante estas historias además de reírse dándole codazos al vecino, o limpiarse los ojos con la manga de la camisa, y fumar a la salida sin saber bien si tomarse una cerveza y hablar o hablar y tomarse una cerveza.

Así es “La bestia en la luna”, una historia de armenios huérfanos por la barbarie turca contra los cristianos, armenios exiliados en estados unidos, armenios aun mas huérfanos en el país mítico donde todo es posible, armenios que quieren formar, un poco a la fuerza, la familia que les arrebataron muy a la fuerza y que a casusa de la infertilidad y la incapacidad de exorcizar el pasado, la familia les llega a manos de otro huérfano, un gringito, que muchos años después nos cuenta en retrospectiva la historia de “su” familia.

Y bueno, esa, a groso modo es la historia, que podría no ser de armenios en Bosnia, podría ser de hijos de activistas en argentina, o de hijos de victimas de paramilitares, podrían ser muchos, pero además de eso, ver esta obra, sin juegos pirotécnicos, ni gente volando por encima del público, es ver a través de la pared de un comedor austero donde dos personajes hablan, comen, leen el periódico, son desconocidos, se ignoran, se quieren, mientras el narrador, es decir, el gringito, se pasea por los espacios mientras los recuerda.

Y todo en esta obra es sencillo y evidente, sin trucos de magia, ni grandes piruetas, incluso frente nuestro, entre el espacio que es la casa de esta gente y nosotros - los chismosos con boleta-, ponen un muro, un muro de tela que deja absolutamente claro nuestra posición de entrometidos, y que a la vez nos hace un guiño de aprobación, una invitación para esculcar la vida de esta gente que viene de tan lejos, con vidas supuestamente tan distantes a las nuestras, a las nuestras que son tropicales y según la historia “oficial” sin guerras santas.

Los personajes de la obra son creíbles y gigantes, como tu tía, y mi abuela, las actuaciones son fuertes, contenidas, como la del actor más joven que es el narrador gringito, un actorazo que pasa de tener cincuenta años a tener diez en dos segundos.

Lo único que tal vez le puedo reprochar a La Bestia en la luna, es el desaprovechar una herramienta. La historia esta atravesada por la fotografía, tres generaciones de fotógrafos, y en momentos muy emotivos se proyectan imágenes fijas, fotografías en blanco y negro que lentamente pasan a ser los negativos de las mismas, aunque suena bien, no logra ser impactante, a veces es un estorbo para ver lo que sucede, y pudo en cambios ser un soporte fuerte para la historia.

Así es La Bestia en la luna, un historia pequeña, universal y encantadora, maravillosamente actuada, que deja al espectador conmovido y charlando de los fantasmas familiares.

Comentarios: (1)add comment

Baal :

marzo 31, 2010
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Secciones